• CIFAC CHIHUAHUA

¿Quiénes son los adolescentes hoy en día?


Muchas son las preguntas al respecto de los adolescentes y en especial los padres se hacen esta pregunta, “en mis tiempos eso no le hacía yo a mis padres”, “ya están descarriados”, “quieren hacer lo que les da la gana” cuando yo era joven no había esto”, “ya no hay valores en la juventud”, hasta expresiones  como que los adolescentes se han convertido en unos tiranos. La primera parada seria  quedar claro a que se refiere la adolescencia, siendo un proceso de  trasformación del infante para llegar a la adultez, es el momento donde comienzan los cambios de mente y cuerpo, sin embargo no solo la persona que esa transitando presenta  cambios, si no se conjuga con su familia y entorno que lo rodea. Hay que marcar que la adolescencia no es lo mismo que la pubertad, que es aquí donde inicia los cambios hormonales y la adolescencia va  más delimitada por las cuestiones culturales. Entre los cambios centrales que viven la persona en el proceso de la adolescencia es establecimiento de su identidad sexual que se refiere al autoafirmarse “soy hombre” o “soy mujer” dentro del contexto cultural y la manera como se representa el género en su contexto “Femenino o “masculino”, además del establecimiento de la conciencia de su orientación sexual (Homosexual, heterosexual o bisexual), además agregándole el desarrollo de su procesos abstracto y formal donde comienza a darse cuenta y tener mayor claridad la vida de los adultos. Es decir comienza a suponer como tiene que comportarse con lo demás y dar aplicación a la información que ha aprendido en su infancia. De acuerdo al psicoanálisis, el adolescente lucha por la identificación del yo y por la estructuración basada en su identidad, es decir disputa por decir este “soy yo” que aparece rodeado por lo que les ha dicho sus padres “que tiene que ser” y por “lo que quiere hacer” el adolescente, en este momento aparecen las resistencias en su manera de relacionarse con figuras de autoridad como son los padres, maestros, etc., este proceso natural que busca alcanzar su independencia como persona y demostrarles al mundo que ya es adulto. Por tanto puede decirse que el significado etimológico es la acción de estar en proceso de crecimiento y desarrollo por estar carente aún de lo necesario para ello. Como padre se requiere están presentes en este proceso de trasformación que cesara cuando el individuo ha adquirido una madurez sexual y mental.  Suele iniciarse entre los 11 y los 13 años, con la aparición de los caracteres sexuales (aparición de la menstruación en chicas, aumento de pecho y en los chicos cambio de voz y crecimiento de vello en genitales en ambos casos, por mencionar algunos cambios),  y se desarrolla hasta la edad de 18 a 20 años, con la adquisición de la forma adulta completamente desarrollada. Ahora en segunda parada en respuesta a la pregunta ¿los adolescentes de hoy son diferentes a los de antes?, de acuerdo a lo que he visto con mi experiencia y artículos que he encontrado “el proceso de la adolescencia es el mismo de todos los tiempos” la única diferencia que cambian los contextos sociales, conflictos presentes y nuevas tecnologías. Además como decía un filósofo griego Sócrates por los años 400 a.C. “Los jóvenes hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida, y le faltan el respeto a sus maestros” lo cual me dice que sigue muy actual los circunstancias con los adolescentes de hace 2416 años. Insisto los adolescentes solo van en búsqueda de su identidad, son puros en sus pasiones, se abrazan a su moral y a lo que creen, lo cual como padre hay que vigilar que estas pasiones, estas búsqueda de identidad no termine destruyéndolos en su proceso de experimentar al querer conocer el mundo, al estar en contacto con bebidas alcohólicas, la expresión de su sexualidad, los cigarros e incluso las drogas.  Los consideramos como conflictivos, que solo buscan la manera de molestarnos, que están en mi contra. Siendo realistas ni ellos mismos son conscientes de lo que están haciendo en muchos de los casos, solo buscan separase de nosotros, decir ya deje de ser un niño o niña  y ahora puedo pensar por mi parte, hay que cuidar no descalificar su realidad, validar lo que piensan de su vida, sin justificar sus actos y haciéndolos responsables de sus decisiones. Como por ejemplo: si te platican que han conocido a un chico que es el amor de su vida que no podría vivir sin él y que piensan irse a vivir juntos  y es diez años mayor, como adulto tenemos claro que solo será un amor de adolescencia y pasional.  Hay que cuidar en no descalificar –no es para tanto- ya se te pasara- el solo te hará un bebe y ser ira- , el punto aquí es válida lo que piensan es tan intenso y real para ellos aunque como padres no estemos de acuerdo y en vez de hacer todos estos juicios – ese muchacho no te conviene-estas muy chiquita para tener novio- , es invitar al adolescente a la reflexión y a la responsabilidad de sus decisiones.Cuestionarios como:  -¿hace cuánto se conocen?-¿Sabes quién es?-¿De qué vivirás? y hasta temas que como padres son difíciles abordar como lo son temas de la sexualidad -¿Crees que tienes la madurez suficiente para iniciar una vida sexual?- ¿Sabes cuáles son los métodos anticonceptivo?-¿Qué es para ti la expresión del amor?-¿Se puede expresar el amor de otra manera que no sea la sexual?, e invitarlo a reflexionar buscando evitar las decisiones impulsivas que suelen marcar esta etapa de la vida, siempre plantando su futuro próximo si toma la decisión de seguir con la relación o terminar con ella y claro como padre busca ante todo generar que esta relación no continúe y buscaras inspirara a tu hijo para que logre hacerlo en tu guía y lograra que el adolescente tome la decisión  y la convicción que esa relación no es adecuada. El psicólogo español Antonio Ortuño hace una mención de una frase que dice “quieres hijos obedientes o responsables”, refriéndose que tu hijo o hija crecerá y formara a un adulto que responderá ante las situaciones o obedecerá a lo  que otro le dice cree. Hoy estas tu para ayudarle a tomar la mejor decisión, sin embargo cuando se convierta en adulto él o ella tendrá que tomarla por su cuenta, siendo una oportunidad para desarrollar esta habilidad. En el tema de la adolescencia hay muchos temas abordar como son: sexualidad, manejo del internet, redes sociales, manejo de límites, negociación de permisos, responsabilidades, educación académica, amistades, familia, etc. Entre ellos uno que destaca es el uso del internet que conlleva redes sociales como lo es el Facebook, snapChat, Instagram,etc., y el manejo de chat como lo es whats app que son vitrinas de información donde reciben y mandan a todo el mundo información personal que se vuelven de fácil acceso y a la vez los convierte presa fácil de personas mal intencionadas  y como padres está generando una preocupación constante de los contenidos que se tiene de acceso, además de las figuras a seguir que hacen una broma, se burlan de alguien o comenten algún atropello a las leyes son considerados como modelos a seguir, que por ganar unos minutos de fama, los adolescente son capaces de hacerlo. La tecnología no es mala, solo es aprender a sacar el mayor provecho de ella, y establecer límites del uso y sobre todo mantener una vigilancia constante de la información a la cual acceden. Hay cosas que son negociables y otras no. Nuestros hijos e hijas tienen que aprender a gestionar conflictos, a tomar decisiones, a responsabilizarse. Es uno de los objetivos educativos por excelencia, el otro sería que sean felices, la responsabilidad como padres en esa fase de nuestro hijos es continuar siendo una guía en su proceso de crecimiento, recuerda que el solo estará mostrando afuera de casa lo que aprendió en ella, hay que tener cuidado en lo que se dijo, como se dijo, los límites impuestos en casa. Y por último hay que recordar que como adultos hemos olvidado que un día fuimos adolescentes, que tuvimos las mismas inquietudes y dudas de la vida, de la sexualidad, de nuestra comunidad, lo que pasaba en el mundo. El  adolescente que vive en casa contigo te tiene a ti para que lo guíes, no lo alejes de ti, acércalo y eso significa brindarle el espacio que requiera, escuchar sus maneras de ver el mundo sin explotar por su comentario, acompañarlo en la búsqueda de su identidad y sobre todo en nunca perder su capacidad de amar.


1,083 views

COMUNICATE

CON

NOSOTROS!